Recomendaciones para viajar en avión con un bebé

Realizar un viaje con un bebé en avion puede resultar algo estresante para los padres, los cuales se enfrentan a una experiencia completamente nueva. No saber si el bebé reaccionará bien o si el viaje será cómodo para él puede convertirse en una situación frustrante no sólo para los progenitores, sino también para los pasajeros que estén cerca del bebé.

Sin embargo, lo cierto es que viajar con bebés no debe de suponer ningún problema, ya que tan solo es necesario llevar a cabo una serie de recomendaciones que nos ayudarán a que el viaje en avión resulte relajado y acabe siendo una excelente experiencia.

A continuación en Tootay te dejamos algunos consejos y recomendaciones para viajar en avión con un bebé. ¡Toma nota!

1

Prepara su bolsa para el avión

Prepara su bolsa para el avión

Preparar una bolsa con todo lo necesario para garantizar el bienestar del bebé, es una excelente forma de reducir el estrés provocado por el viaje. En ella puedes incluir una almohada para dormir o su peluche favorito, así como otro tipo de accesorios útiles: toallitas humedas, ropa limpia, baberos, pañales, un dosificador de leche, biberón, chupete e incluso alguna mantita para poder taparlo. Este pequeño kit será suficiente para tener a mano todo lo necesario a la hora de atender al bebé.

2

Mejor tomar vuelos nocturnos

En caso de que el viaje dure varias horas, es preferible elegir un horario de vuelos en los que los pequeños puedan viajar de noche. De esta forma podrán descansar mejor, y apenas serán conscientes del viaje. Para ayudarles a conciliar el sueño, procura darles pequeños paseos en el pasillo del avión, e intenta que no duerma demasiado la noche anterior, o en lo posible, evita las siestas a lo largo del día, antes de viajar.

3

Intentar que coman en el despegue y el aterrizaje

Intentar que coman en el despegue y el aterrizaje

El momento del despegue y del aterrizaje suele ser el más molesto dados los cambios de presión que se producen en el avión, afectando principalmente al oído. Para minimizar estas molestias en tu bebé, intenta darle de beber o amamántalo durante estos dos momentos, de modo que apenas note el cambio de presión en la cabina. Así también, averigua sobre gotitas homeopáticas que puedan ayudar en este sentido.

4

Hidrátalo frecuentemente

El aire seco tan característico de las cabinas del avión puede resultar muy agresivo para el bebé, provocándole una importante deshidratación. Puedes minimizar estos efectos hidratando su piel con una crema específica, así como propocionándole líquido durante el viaje, ya sea leche, zumos o agua.

5

No olvides llevar un portabebés ergonómico

No olvides llevar un portabebés ergonómico

Por norma general, las aerolíneas no reservan asientos para bebés, de modo que éste deberá ir en brazos del padre o de la madre. Para asegurar que vaya cómodo y seguro no olvides incluir un portabebés ergonómico que resulte fácil de poner. Puede resultar muy útil si viajas en solitario y necesitas ir al baño. De este modo llevarás al bebé en todo momento contigo, a la vez que él se sentirá más seguro y protegido.

6

Medicación necesaria

Medicación necesaria

No olvides contar con toda la medicación necesaria para prevenir molestias en el bebé. Para ello, consulta con el pediatra acerca de posibles afecciones que puedan surgir tales como fiebre, colitis, la salida de los dientes, gases, así como otro tipo de molestia, que en cualquier adulto pueden ser leves y «tolerables» pero que en un bebé se pueden convertir en una verdadera pesadilla a lo largo del vuelo.

7

Saluda a las personas que se sienten cerca

Podrá parecer extraño, pero es una forma de generar una empatía inicial con quienes estarán cerca del bebé, haciendo que sean más comprensivos en caso de haber algún problema relacionado con el bebé durante el vuelo.

8

Cambia su pañal antes

Antes de abordar cambia el pañal de tu bebé, ya que será más difícil hacerlo en pleno vuelo dada la estrechez de los baños, y también porque en el despegue no podrás levantar de de tu asiento.

9

Planea con tiempo la reserva

Planea con tiempo la reserva

Al planear la compra de tus pasajes con bastante antelación, tendrás más chances de poder elegir los mejores asientos para un viaje cómodo junto a tu bebé. Normalmente, estos asientos son los que están en primera fila, ya que se encuentran más cerca de los baños, además de permitir un mayor espacio para los pies. Siendo así, podrás incluso tener espacio en el suelo para que tu bebé pueda jugar.



El viaje en avión con el bebé puede convertirse en una divertida experiencia en la que podrás disfrutar de él jugando, hablándole o enseñándole nuevos estímulos. Deja que el trayecto se convierta en una actividad en la que el bebé sea capaz de aprender de todo lo que le rodea, contribuyendo con ello a su aprendizaje y desarrollo. 

Sabías qué...

Los bebés, al igual que los adultos, necesitan su propia documentación para viajar en avión. Por esta razón no debes olvidarte de hacerle su propio pasaporte.