Los pros y contras de viajar en crucero

Hay quien adora viajar en barco, y los cruceros se han convertido en el mejor plan para disfrutar de unas vacaciones inolvidables, disfrutando de puestas de sol, servicios disponibles durante todo el trayecto, y de paradas en algunas de las ciudades más importantes del mundo.

Sin embargo hay quien prefiere centrar sus vacaciones en un único destino para vivirlo y disfrutarlo a fondo sin tener que depender de un barco. Ventajas o inconvenientes, los cruceros son una opción que tiene tanto amantes como detractores.

Ventajas de viajar en crucero

  • El precio del barco ya incluye el alojamiento, lo cual supone un importante ahorro ya que no tendremos que buscar hotel en aquellas ciudades que visitemos.
  • Los cruceros cuentan con una importante y variada oferta de ocio orientada tanto para mayores como para pequeños. Restaurantes, piscinas, fiestas nocturnas, discotecas, tiendas e incluso cines son algunos de los servicios que nos acompañarán a lo largo de nuestro viaje.
  • Cuentas con tu propio camarote donde puedes dejar la maleta y todas las pertenencias importantes. De este modo al llegar a una nueva ciudad no tendrás que cargar con todo el equipaje y podrás hace una visita más cómoda.
  • Tendrás la oportunidad de disfrutar de una nueva perspectiva del viaje, ya que podrás disfrutar de la estupenda imagen de vislumbrar las ciudades desde el barco.
  • Podrás entablar amistad con los pasajeros del barco, ya que el viaje te permitirá pasar más tiempo con tus compañeros de crucero. Esto te dará la oportunidad de conocer personas afines.
  • Los cruceros son all inclusive, lo cual supone un importante ahorro respecto a viajar a un destino en avión, con el consecuente gasto en hospedaje, comida y actividades.
  • Disfrutar de la sensación de sentirte un pequeño punto en mitad del inmenso océano.
  • Viajar en crucero, ofrece la posibilidad de combinar el turismo de relax con el turismo cultural.

Inconvenientes de viajar en crucero

  • Si bien tendrás la oportunidad de conocer muchas ciudades en un solo viaje, no tendrás demasiado tiempo para visitar cada una de ellas ya que dependerás de un itinerario y un horario ya establecidos. Esto hace que perdamos la ocasión de ver rincones imprescindibles de cada uno de nuestros destinos.
  • Los cruceros no son una buena opción para las personas que sufren mareo, ya que en lugar de disfrutar del viaje, estarán contado los minutos que faltan para que acabe.
  • Las personas que acostumbran a viajar solas, pueden sentirse un tanto abatidas ante la presencia de cientos de personas en un mismo lugar de forma continua.
  • El precio de algunas excursiones puede encarecer el coste del crucero.
  • Los cruceros parten de ciudades costeras, por lo que el desplazamiento al lugar de partida, si este está alejado de tu ciudad de origen, puede suponer un sobrecoste e incluso una incomodidad.
  • Gran parte de los cruceros realizan una asignación de los comensales repartidos en la mesa de las comidas. Esto puede ser un inconveniente si viajas en compañía.
  • Pueden surgir imprevistos en el barco, como por ejemplo un oleaje fuerte o mal tiempo, para los que hay que estar preparado.


Los viajes en crucero pueden ser una buena experiencia si te gusta descansar y no tener que preocuparte más que de relajarte y vivir la experiencia. Por el contrario no es la mejor opción si te gusta visitar cada destino descubriendo cada rincón de forma pausada. Déjate guiar por tu instinto personal y darás con las vacaciones adecuadas.

Sabías qué...

En un crucero de entre 2.000 y 2.300 personas se preparan alrededor de 10.000 raciones diarias de comida, y hay alrededor de 150 cocineros.